Habla y Opina: manual de conversación

Las clases de conversación siguen siendo en la mayor parte de los casos propuestas educativas poco definidas en las que lo único que solemos saber es que el objetivo principal es que el alumno hable y mejore por tanto su fluidez y expresión oral. Tanto en centros públicos como privados, o en clases particulares, los cursos de conversación se desarrollan con un programa de tipo temático, cuando existe, es decir, basado en grupos de vocabulario (vacaciones, naturaleza, computadoras, etc.) y con una gran libertad metodológica para el profesor.

Esta mano libre de la que goza normalmente el docente en estos casos suele llevar a un mayor esfuerzo en la preparación de las clases y al uso de materiales a menudo incoherentes o poco ajustados al nivel, que por otro lado los estudiantes suelen perder o ignorar después con facilidad. Además la dinámica de las clases acaba siendo pobre y basada en el “y tú qué opinas de esto”, estrategia que puede dar resultados desiguales según los estudiantes, los temas y el profesor.

Para solucionar estos problemas han surgido en los últimos años diversos manuales centrados en este tipo de enseñanza, cada uno con sus puntos fuertes y sus carencias. Así Tema a Tema, de Edelsa, seguramente el de mejor calidad gráfica, está más dedicado a la adquisición de vocabulario que a la expresión oral en sí.

Hablemos en Clase, de Edinumen, es más bien una colección de extensas y trabajadas actividades orales que, sin

embargo, no permite armar por sí mismo una clase de conversación. Bien Dicho!, de SGEL, hace hincapié en diferentes destrezas orales y ambientes de comunicación, y tampoco puede ser en sí mismo base para un curso de conversación.

Es en este contexto cuando tiene sentido la aparición de un nuevo manual que facilite y mejore este tipo de cursos. Cuando iniciamos el proyecto de Habla y Opina, los autores nos propusimos la creación de un manual que pudiera servir de base para un curso de conversación, en el marco de cualquier plan de estudios, para alumnos de nivel intermedio o alto. De esta manera, Habla y Opina tiene las siguientes características

• Estructura a partir de temas generales como trabajo, música o salud para facilitar la adquisición de vocabulario.
• Numerosas y variadas actividades orales para enriquecer la dinámica de las clases.
• Presentación atractiva de los temas, con materiales de diverso tipo: viñetas, dibujos, fotografías, textos, infografías, audiciones, etc.
• Tratamiento no superficial de los temas, de forma que se potencie la polémica y la discusión, que los estudiantes tengan ganas de hablar y dar su opinión.
• Actividades escritas que los estudiantes pueden hacer como tarea en casa para practicar el vocabulario aprendido.
• Centrarse en la expresión oral pero no dejar de lado ninguna de las destrezas.
• Nivel entre B1 y B2.

Estructura del manual
Habla y Opina cuenta con 20 unidades independientes que se pueden trabajar por separado, en cualquier orden o incluso de forma incompleta, ya que no hay ninguna serie de contenidos gramaticales que tenga que ser recorrida. El orden propuesto únicamente pone unas junto a otras a unidades relacionadas entre sí.

Cada unidad desarrolla su tema en forma de varios subtemas para conseguir mayor variedad e interés, y poder concretar mejor los materiales. El manual abarca así desde la crisis económica o la motivación en el trabajo hasta las críticas a la teoría del cambio climático o las claves de un buen sistema educativo, pasando por las medicinas alternativas o la seguridad alimentaria.
Los estudiantes disponen además de una recopilación de recursos lingüísticos para diferentes objetivos comunicativos (negar, mostrar sorpresa, admitir con reservas, etc.), un vocabulario español-checo y la transcripción de todas las audiciones.

Estructura de las unidades
Cada unidad consta de ocho páginas y está pensada para ser completada en dos o tres sesiones de 90 minutos, aunque evidentemente depende de la naturaleza y tamaño del grupo. Las secciones son las siguientes:
• Entrando en materia: Se trata de las dos páginas introductorias a la unidad. Se desarrolla una única temática a partir de varias actividades y un estímulo visual que domina la doble página. Se sugieren también preguntas para inspirar el debate o la conversación espontánea sobre diferentes aspectos del tema tratado.
• Las actividades orales son de diferentes tipos y dinámicas: ordenar listas de conceptos según diversos criterios, obtener información del compañero, debatir en parejas o tríos para llegar a una conclusión o crear algo, definir un concepto, hacer lluvias de ideas, juegos de rol, discutir a partir de textos, fotografías o viñetas…
• En la mayor parte de los casos el estudiante debe utilizar sus capacidades argumentativas, aportar su opinión y razonarla, presentar opciones y escenarios, barajar la teoría con sus propias experiencias, etc.
• En todo momento los materiales son susceptibles de provocar debates o conversaciones si el profesor las guías o toma la iniciativa.
• Soltando la lengua: El tema principal de la unidad se sigue desarrollando, esta vez a través de dos o más subtemas. La variedad de actividades y estímulos visuales es mayor que en la sección anterior, por lo demás es el mismo concepto que ‘Entrando en materia’.

• El don de la palabra. La sección comienza con un texto de tipo periodístico-interpretativo que por sí mismo puede dar lugar a un debate espontáneo, sin actividades guiadas. Un recuadro destaca dos o más frases hechas o recursos expresivos que aparecen en el texto. Le siguen una o dos actividades de comprensión y a continuación una serie de ejercicios escritos para practicar el vocabulario aparecido en la unidad. La sección termina con una lista del vocabulario destacado, con espacio para que los estudiantes lo rellenen por sí mismos.
• A debate. Se trata de debatir en conjunto sobre lo visto en la unidad. Para hacerlo más fácil presentamos tarjetas con posturas ya descritas.
• Punto final. Se proponen juegos para repasar el vocabulario y una actividad de redacción escrita.

Nivel
Como se han mencionado, el nivel del manual es B1-B2, lo que exige una mayor naturalidad de los materiales. De hecho los textos han sido realizados exclusivamente para el manual, pero eso no significa que no sean auténticos. Los hemos elaborado hablantes nativos sin preocuparnos del nivel del lector. No se ha simplificado nada ni evitado ningún tiempo verbal. En todo caso se ha pulido el español para hacerlo lo más universal posible y se ha tratado de incluir en la medida de lo posible el vocabulario que considerábamos era necesario que apareciera en cada unidad.
El vocabulario destacado, que es el que se trabaja en los ejercicios y se recoge en el vocabulario final de cada unidad, fue seleccionado teniendo en cuenta dos factores: su pertinencia temática en la unidad y su interés para un estudiante de nivel B1 o B2.
Al mismo tiempo la aproximación a los temas no es ni superficial ni maniquea, y exige de los estudiantes (al mismo tiempo que fomenta) cierta madurez e interés en temas sociales, políticos, económicos, medioambientales, etc. También necesita de un profesor capaz de guiar a la clase en las discusiones y debates y de estimular a los estudiantes con las preguntas y la actitud apropiadas.

Conclusión
Estamos convencidos de que Habla y Opina constituye una novedad interesante no solo en el mercado checo, sino en general en el mundo de la enseñanza de ELE, al dar respuesta a las necesidades pedagógicas de las llamadas clases de conversación. Su disponibilidad puede mejorar sustancialmente la calidad de este tipo de enseñanza y al mismo tiempo animar a centros y profesores a abrir este tipo de cursos.
Creemos que el manual presenta numerosos estímulos para que los estudiantes hablen, incluye actividades de diverso tipo y no desdeña en ningún momento la conversación espontánea y el debate en clase. Potencia además la ampliación de vocabulario, que va de la mano con la expresión oral.

Published on 15 Aug 2020.